Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.
Presenta Sitios para socios Información LinkXpress
Ingresar
Publique su anuncio con nosotros
Ampronix,  Inc

Clasifican mitad de adultos estadounidenses como hipertensos

Por el equipo editorial de HospiMedica en español
Actualizado el 19 Dec 2017
Print article
Imagen: Las nuevas directrices ahora clasifican a muchas más personas como hipertensos (Fotografía cortesía de la Asociación Estadounidense de Cardiología).
Imagen: Las nuevas directrices ahora clasifican a muchas más personas como hipertensos (Fotografía cortesía de la Asociación Estadounidense de Cardiología).
Una nueva guía de la Asociación Estadounidense de Cardiología (AHA, Dallas, TX, EUA) define la presión arterial alta como una lectura de 130/80, lo que significa que el 46% de los adultos en los Estados Unidos ahora se identifican como de presión sanguínea alta.
 
Bajo la nueva directriz, el número de adultos con hipertensión aumentará de 72 millones según el estándar anterior a 103 millones. El número de hombres menores de 45 años con un diagnóstico de hipertensión se triplicará y la prevalencia entre las mujeres menores de 45 años se duplicará. La nueva revisión diagnóstica, la primera desde 2003, fue el resultado de una creciente evidencia de que la presión arterial más baja que la considerada previamente normal reduce en gran medida las posibilidades de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, así como el riesgo general de muerte.
 
Según la nueva guía, cualquier persona con al menos un 10% de riesgo de sufrir un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular en la próxima década debería apuntar a una presión arterial por debajo de 130/80. Esto incluye a las personas con afecciones como enfermedad cardíaca, enfermedad renal o diabetes, y que estén apenas por encima de los 65 años. Pero del 14% adicional de los adultos que deben clasificarse con presión arterial alta, solo uno de cada cinco necesitará medicamentos, en comparación con la recomendación anterior de la guía AHA 2003. En cambio, la guía enfatiza que los médicos necesitan enfocarse en un marco completo de cambios de estilo de vida más saludables para los pacientes.
 
Las recomendaciones para una dieta saludable para el corazón incluyen la reducción de sal y la incorporación de alimentos ricos en potasio como plátanos, papas, aguacates y vegetales de hojas oscuras. La guía también brinda sugerencias específicas para perder peso, dejar de fumar, reducir el consumo de alcohol y aumentar la actividad física. Además, la AHA recomienda que se use el algoritmo de la enfermedad cardiovascular aterosclerótica (ASCVD), que está disponible en línea (www.cvriskcalculator.com), para calcular el riesgo de enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular a 10 años, ya que la evaluación puede provocar una interacción médico-paciente más completa. La nueva guía fue publicada el 13 de noviembre de 2017 en la revista Hypertension.
 
“Sí, etiquetaremos a más personas como hipertensas y les daremos más medicamentos, pero salvaremos vidas y dinero al prevenir más accidentes cerebrovasculares, más eventos cardiovasculares y más insuficiencia renal”, dijo el profesor Kenneth Jamerson, MD, PhD, del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan, uno de los 21 expertos en el comité de redacción de las directrices. “Los médicos deberían calcular el riesgo mientras piensan sobre cómo tratarlo. Si va a dar dinero al sistema de salud, es una ventaja para todos si tratamos y prevenimos de este lado, con el tratamiento temprano”.
 
Contrario a la guía de la AHA, la directriz, basada en la evidencia, del Comité Nacional Conjunto de Prevención, Detección, Evaluación y Tratamiento de la Presión Arterial Alta (JNC-8), aumentó el objetivo del tratamiento sistólico de menos de 140/90 mm Hg a menos de 150 / 90 mm Hg, aunque los miembros del comité no lo recomendaron por unanimidad. JNC-8 también cambió los objetivos para adultos con enfermedad renal crónica (ERC) y diabetes de menos de 130/80 mm Hg a menos del objetivo de 140/90 mm Hg, la meta recomendada para la población general.
 

Print article
FIME - Informa
Radcal

Canales

Bio Investigación

ver canal

Diseñan programa que proporciona soluciones integradas para investigación bioinformática

Dedicated Computing (Waukesha, WI, EUA), una compañía global de tecnología, informó que estará participando en el programa Intel Cluster Ready para ofrecer soluciones integradas de clústeres de computación de alto rendimiento para el mercado de ciencias de la vida.... Más
Copyright © 2000-2018 Globetech Media. All rights reserved.