Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

Please note that the HospiMedica website is also available in a complete English version
Presenta Sitios para socios Información LinkXpress
Ingresar
Publique su anuncio con nosotros
ARAB HEALTH - INFORMA

Deascargar La Aplicación Móvil





Primer análisis detallado de los anticuerpos que neutralizan mejor el SARS-CoV-2 en los pacientes con COVID-19 podría mejorar las pruebas serológicas

Por el equipo editorial de HospiMedica en español
Actualizado el 13 May 2021
Print article
Ilustración
Ilustración
Los científicos realizaron el primer análisis detallado de diferentes anticuerpos producidos por pacientes con COVID-19 contra varias partes del SARS-CoV-2 y determinaron cuál de ellos tenía la actividad neutralizante más fuerte contra el nuevo coronavirus.

Los científicos de la Universidad de Salud de Fujita (Aichi, Japón) llevaron a cabo la primera investigación detallada de cómo los diferentes anticuerpos (o “isotipos” de anticuerpos) interactúan con los diversos antígenos producidos por el SARS-CoV-2 en pacientes con COVID-19.

Los análisis de sangre para detectar anticuerpos contra el SARS-CoV-2 son una herramienta importante para diagnosticar la enfermedad, desarrollar tratamientos potenciales y verificar la eficacia de la vacuna. Aunque se dispone de tales pruebas, tenemos muy poco conocimiento sobre cómo los diferentes anticuerpos interactúan con los antígenos del virus. Además de la ahora ampliamente conocida prueba de PCR, existe interés en las pruebas serológicas (de sangre) que detectan “anticuerpos” contra el SARS-CoV-2. Estos análisis de sangre tienen aplicaciones considerables, desde la identificación de donantes de sangre con altos niveles de anticuerpos anti-SARS-CoV-2, cuya sangre se puede utilizar para la terapia de plasma convaleciente, hasta la medición de la eficacia de la vacuna.

Los anticuerpos son proteínas producidas por el sistema inmunológico del cuerpo para combatir proteínas extrañas, como el virus SARS-CoV-2. Los anticuerpos funcionan al unirse a una parte específica del virus que el sistema inmunológico reconoce, denominada “antígenos”. El SARS-CoV-2 está compuesto por cuatro proteínas principales, dos de las cuales son altamente inmunogénicas (capaces de producir una respuesta inmunitaria). Estas proteínas inmunogénicas se denominan proteínas Spike (S) y nucleocápside (N). La presencia de anticuerpos específicos para la proteína S significa que hay una mayor cantidad de actividad neutralizante del virus, mientras que los anticuerpos específicos para la proteína N indican la presencia de una infección previa por SARS-CoV-2.

A pesar de esta conciencia general, en realidad solo tenemos una comprensión vaga de cómo los diferentes anticuerpos (o “isotipos” de anticuerpos) interactúan con los diversos antígenos producidos por el SARS-CoV-2. Por lo tanto, un equipo de científicos llevó a cabo la primera investigación detallada de estas interacciones mediante un análisis de muestras de sangre de 41 pacientes con COVID-19. El equipo desarrolló ensayos utilizando tres anticuerpos comunes (IgG, IgM e IgA), cada uno de ellos dividido en isotipos que se unen específicamente a cinco antígenos (tres partes de la proteína S, incluido el dominio de unión al receptor [RBD], la proteína S completa y la proteína N completa).

Los resultados de sus experimentos mostraron que todos los isotipos de anticuerpos que se unen a la proteína S (total y parcialmente) eran altamente específicos, pero los isotipos de anticuerpos que se unían a la proteína N lo eran menos. Con variaciones menores, todos los anticuerpos son detectables en pacientes aproximadamente 2 semanas después de la aparición de los síntomas y la sensibilidad de detección fue superior al 90% (excepto en el caso de la unión de IgM a la proteína N). Es importante destacar que los investigadores demostraron que la IgG específica de la proteína RBD de S tenía la mayor correlación con la actividad neutralizante del virus y la gravedad de la enfermedad. En otras palabras, medir los niveles de IgG específicos de RBD podría decirnos mucho sobre la respuesta inmune de los pacientes con COVID-19 y podría ser la base para mejorar los análisis de sangre de la COVID-19.

“También estamos muy entusiasmados con nuestros hallazgos debido a sus implicaciones para la terapia de suero/plasma convaleciente, un tipo de tratamiento en el que se transfunden sangre de personas que se recuperaron de COVID y tienen altos niveles de anticuerpos contra el SARS-CoV-2”, dijo el asistente senior, el profesor asistente Hidetsugu Fujigaki de la Universidad de Salud de Fujita, quien dirigió el equipo de científicos. “Poder demostrar que el anticuerpo IgG contra el RBD se correlacionan con la actividad neutralizante significa que podemos identificar los donantes de sangre adecuados para este tratamiento”.

Enlace relacionado:
Universidad de Salud de Fujita


Print article
Radcal

Canales

Negocios

ver canal
Imagen: En la MEDICA de este año, el MCHF presentará soluciones de vanguardia y celebrará sesiones sobre Internet de las Cosas Médicas (IoMT) (Fotografía cortesía de Prezi).

Foro de atención en salud MEDICA presentará soluciones de vanguardia

Los visitantes de la feria comercial MEDICA de este año verán innovaciones de primera línea para el progreso médico del mañana. MEDICA es la feria médica más grande del mundo con más de 5.... Más
Copyright © 2000-2021 Globetech Media. All rights reserved.